viernes, 25 de mayo de 2012

Sonrisas de una noche de verano - 1955

Como en la mayoría de las películas de Ingmar Bergman nos encontramos inmersos en lugares idílicos que el blanco y negro hacen más intensos sobre todo en la fotografía de la naturaleza. Nos traslada a una época llena de esplendor y sofisticación. Los personajes femeninos siempre destacan por una actuación genial y muy adecuada. Se trata de una comedia romántica donde varios enredos se suceden en relación a tres mujeres sus esposos y amante. Creo que las películas de Bergman tienen tres elementos que las hacen únicas: diálogos inteligentes, fotografía hermosa y un suspenso mantenido. Cito aquí alguno párrafos: 1:"no puedo seguir su juicio" 2: "lo importante es que no se pierda el juicio" ------------------------ "no se puede proteger a nadie de un sentimiento"